Total Pageviews

Sunday, January 16, 2011

Maldita Republiquita


Envuelto en el grueso ropaje de este texto académico hay un no muy sutil ataque a la política de los gobiernos republicanos con respecto al gobierno de Castro. Sin embargo, con su That Little Infernal Republic of Cuba (el título proviene de una frase de Theodore Roosevelt que abre el libro), el profesor Lars Schoultz ha escrito un extraordinario documento acerca de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos que abarca desde mediados del siglo XIX hasta el gobierno de Bush el joven.
La obra está repleta de datos y citas bien hilvanados, muchos de los cuales salen a la luz por primera vez, pero a su vez está narrada con un estilo dinámico y claro, muy alejado de los acostumbrados tratados profesorales.
Su mayor virtud es que lo que mejor muestra es la forma en que los políticos; los empresarios  y los diplomáticos americanos enfocan a Cuba desde hace más de un siglo. Schoultz conoce bien el campo que cruza. Con una maestría en estudios hispanoamericanos recibida de la universidad Stanford y un doctorado en Ciencias Políticas de la universidad de Carolina del Norte, ha escrito numerosos trabajos sobre política en Latinoamérica, incluyendo libros y monografías, así como estudios investigativos. Fue presidente de la Latun American Studies Association y desde el 2005 es miembor del consejo editorial de Cuban Studies. En la actualidad ocupa la cátedra William Rand Kenan Jr., de Ciencias Políticas en la universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.
Su recorrido es excelente mientras nos muestra como las élites del poder americano nos piensan y nos imaginan, pero cuando trata de entender el punto de vista del cubano cae, quizá sin querer, en el paternalismo que lo lleva a conclusiones equivocadas. Falla principalmente cuando trata de explicar nuestra visión durante los primeros veinte años del castrismo, período del cual hay muy poca documentación fiable sobre el acontecer habanero y le es imposible establecer la confiabilidad de sus fuentes, tomando a veces, al pie de la letra,  las opiniones de ciertos voceros y de propagandistas disfrazados. No es capaz de distinguir los diferentes pesos específicos de sus referentes. Ciertos momentos y lugares históricos necesitan ser vividss para ser entendidas y es necesario saber quiénes son los verdaderos testigos para recoger sus testimonios.
Más allá de estos defectos, la obra, por lo general, es algo que deben revisar sin falta tanto los cubanólogos como todos quienes se interesan en el devenir cubano. Se pueden extraer muchas conclusiones sobre el impacto de la cultura americana en el desarrollo de la identidad cubana, algo hasta ahora mayormente escamoteado.
En un despacho al Secretario de Estado, escrito en 1946 por el entonces embajador americano Henry Norweb, éste se quejaba, con una visión de nosotros cuyos antecedentes están bien documentados en el libro, que muchos de los políticos cubanos “...poseen el encanto superficial de niños listos mimados por la naturaleza y la geografía, pero bajo esa superficie combinan las peores características de una desafortunada mezcla e interpenetración de las culturas española y negra: son vagos, crueles, inconstantes, irresponsables y de una deshonestidad innata”. Schoultz trata de alejarse de esa visión, que parece perpetuarse en nuestros días, sin embargo, al final, parece caer víctima de ella, al concluir que quizás los cubanos no estén listos para la democracia, ya que han fallado en desarrollar las habilidades requeridas para ella “durante el primer siglo de su existencia, a pesar del esfuerzo continuo de los Estados Unidos en enseñársela”. Ese relativismo cultural lo lleva a tener finalmente una mirada condescendiente con la cual legitima todos los excesos, crímenes y abusos cometidos por Fidel Castro como si éste fuera un gobernante más y un producto natural de nuestro desarrollo como nación. Vaya, que nos lo merecemos.
Insisto, a pesar de sus conclusiones y de algunos de los fallos señalados, este libro me parece imprescindible, repleto de información valiosa.

That Infernal Little Cuban Republic; Autor: Lars Schoultz; The University of North Carolina Press, 2009. El libro puede conseguirse a través de Amazon, Alibris, Barnes and Noble y otros sitios de la red. Su precio varía y se pueden obtener copias usadas en buen estado.

No comments:

Post a Comment